Barceló Hotels & Resorts

En busca del bienestar

23 febrero, 2012 by 0 comentarios

Sin discusión, que la búsqueda del bienestar se impone cada vez más como exigencia y necesidad, es un hecho constatado. Descubre cómo ha evolucionado en particular el Spa en nuestro país y la             filosofía Wellness en general a lo largo de la última década.

El aumento de la cultura del cuidado del cuerpo y la salud, buscando momentos de tranquilidad y relax en una vida agitada, hace que no sea extraño que cada vez existan más zonas de Wellness, tanto públicas como privadas. El diseño de estos espacios ha ido evolucionando y las piscinas climatizadas ya no sólo son espacios para la natación deportiva, perdiendo profundidad y añadiendo elementos de hidromasaje. También se combinan con la cromoterapia de los cielos estrellados de fibra óptica, usada en saunas y baños de vapor, cuyos efectos relajantes se hacen notar en el organismo.

El ritmo de vida moderno ha repercutido en el aumento del número de personas que buscan lugares tranquilos donde reposar y equilibrar el organismo, ya sea en plena naturaleza o cada día en la ciudad.

El sector del Spa en España ha experimentado un crecimiento espectacular a lo largo de la última década. Esta oferta, que rinde tributo a la salud a través del agua, ha experimentado una evolución imparable en la que, a los balnearios con aguas minero-medicinales de propiedades curativas se han unido modernos Spa, balnearios urbanos y centros de talasoterapia, entre otros establecimientos, que han ido apareciendo a medida que crecía la demanda.

La búsqueda del bienestar y aprovechamiento del tiempo de ocio, junto a la creciente preocupación por la estética y hábitos saludables, ha generado un auge de la cultura del agua y de todos los elementos relacionados con el mundo del Spa, desde los años 80 hasta hoy. Esta coyuntura ha provocado la modernización y proliferación de los balnearios, la instalación de espacios Spa y Wellness en hoteles y otros establecimientos y la creación de los llamados balnearios urbanos. Estos últimos han vivido además un aumento importante debido a la cercanía que ofrecen, el factor tiempo – no se precisa disponer de varios días para disfrutarlo– la economía, el auge del culto al cuerpo y la capacidad de aliarse con el sector de la estética.

Según los analistas de Spa Zinder, una firma norteamericana especializada en balnearios y Wellness, el negocio mueve unos 50.000 millones de dólares –más de 38.000 millones de euros– al año a escala mundial. Y en España, según la consultora DBK, el sector del Spa y el termalismo genera 2.500 millones de euros con un crecimiento del 15%, y con un gran potencial de crecimiento en el futuro.

Barceló Hotels & Resorts

Barceló Hotels & Resorts

 

 

Y en España…

 

El sector del Wellness en España es aún joven, con tan sólo nueve años de vida, y ha traído consigo un cambio de tendencia en los hábitos de vida de los españoles. Los primeros Spas y balnearios se concentraban en hoteles y centros dedicados al bienestar y culto al cuerpo, pero rápidamente se apuntaron también los centros deportivos y comerciales, que renovaron su oferta en servicios e instalaciones Spa siguiendo la estela de los locales independientes para no perder cuota en este mercado.

Los centros hidrotermales españoles contaron en 2007 con cerca de seis millones de usuarios, un 12%  más que en el año anterior, según datos de la Asociación Española de Balnearios Urbanos (AEBU). Estas cifras ponen de manifiesto la plena expansión en la que se encuentra este producto turístico, que ha experimentado en España un aumento del 88% durante la última década.

Según un informe de DBK, en 2004 el volumen de negocio del sector de turismo de salud y Wellness, que incluye los balnearios tradicionales, los centros de talasoterapia y los urbanos o Spa, superó en un 39% la facturación del año anterior, y en 2005 en un 32% la de 2004. En 2006 se alcanzaron los 2.745 millones de euros de facturación, suponiendo con respecto al año anterior un incremento del 22%. En el año 2007, la cifra de negocio fue de 3.225 millones de euros, un 16% más que el año anterior. En 2008 finalmente, la cifra de negocio creció un 4,7% hasta los 3.375 millones de euros, empezando a evidenciarse los efectos de la coyuntura económica.

De la facturación total de todos estos establecimientos, un 32% correspondió al ingreso obtenido por la realización de tratamientos, un 35% al alojamiento y un 33% a otros servicios, como restauración o tiendas. En esta línea, los centros de talasoterapia han ido incrementando una media del 22% anual, y el volumen de negocio de las estaciones termales experimentó en 2007 un crecimiento del 8% con respecto a 2006. Si bien el aumento de la demanda de los últimos 10 años se ha ido estabilizando durante los últimos cuatro, mostrando cada vez más la estabilización del mercado.

El dinamismo de la demanda de servicios Spa ha impulsado al sector hotelero a reforzar sus instalaciones, mientras que un gran número de hoteles de alta categoría ya disponen de un espacio Wellness. Así, los establecimientos hoteleros orientados al turismo de salud y belleza lograron un incremento del 17’3%, obteniendo una facturación de 2.995 millones de euros.

 

 

Crecimiento sostenido

 

En resumen, el volumen de negocio en el sector del Spa ha crecido de forma sostenida en el período 2004-2007 con un incremento del 107%. La causa de esta espectacular progresión parece estar en el cambio del tipo de consumidor ya que, según el informe Ipsos 2007, el 84% de los consumidores acuden a los Spa o balnearios para relajarse, mientras que sólo un 20% lo hace para tratar enfermedades.

Según un estudio de DBK, las estaciones termales y el resto de establecimientos orientados al turismo de salud y belleza generan en conjunto una cifra de negocio superior a los 3.375 millones de euros. Actualmente en España hay cerca de 840 establecimientos de Wellness. De estos, cerca de 670 son balnearios y hoteles con Spa o talasoterapia, en ambos casos, y unos 170 son balnearios o Spas urbanos. Tanto balneario como Spa urbano, tienen en común el uso de tratamientos hidrotermales, y se diferencian en las propiedades minero-medicinales del agua y en el tiempo de estancia.

Los usuarios van a los balnearios en periodos vacacionales, y la gran mayoría de balnearios están asociados a unas instalaciones hoteleras y de restauración.

Los Spa urbanos son una experiencia temporal más corta, y por su ubicación habitual en núcleos urbanos el usuario no necesita de un periodo de tiempo amplio para acceder a ellos.

Barceló Hotels & Resorts

Barceló Hotels & Resorts

 

“El sector de la Piscina en España”.

Fira de Barcelona

Departament d’Investigació

i Estratègia de Mercat .

Deja un comentario